Salvem l'Empordà alerta de que el estudio publicado en Journal of Marine Science a favor del Parc Tramuntana carece de credibilidad por el evidente conflicto de intereses de sus autores en relación con el negocio de la eólica marina

Salvem l'Empordà señala que el objetivo del supuesto "estudio" es contrarrestar las advertencias realizadas desde reconocidos centros de investigación que alertan sobre los riesgos de la instalación de proyectos de eólica marina en áreas de máxima sensibilidad ambiental / Creative Commons

31.1.2023

En el mismo participa, entre otros, una empleada de Sener, que junto a BlueFloat Energy y Plenitude es una de las empresas promotoras del megaproyecto offshore en el golfo de Roses.

La entidad conservacionista IAEDEN-Salvem l'Empordà ha señalado que el objetivo del supuesto "estudio" es contrarrestar las advertencias realizadas desde reconocidos centros de investigación como el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM-CSIC) y otras instituciones sobre los potenciales impactos negativos que podría tener la instalación de proyectos como el parque eólico marino Tramuntana en el área del golfo de Roses.

El colectivo señala que si bien "este hecho podría estar dentro de la normalidad dentro del mundo científico donde es común que los investigadores comprueben el trabajo de sus compañeros de profesión para rectificar o analizar el conocimiento científico sobre un asunto concreto las alarmas saltan cuando se comprueba quienes son los autores y autoras de dicho estudio" pues las personas que han publicado la "investigación" forman parte, o bien de la consultora ambiental contratada por la empresa para redactar los estudios de impacto ambiental del proyecto o bien forman parte directamente del grupo de ingenieros y especialistas de la propia empresa promotora.

En el artículo ha llegado a participar personal de SENER, que junto a BlueFloat Energy y Plenitude son promotores del proyecto de eólica marina del Parc Tramuntana / Salvem l'Empordà

Para la entidad, "en estas situaciones lo común es que en el escrito los autores reconozcan que existe un conflicto de intereses dado que la información publicada favorece los intereses de la empresa que sale beneficiada del contenido". Sin embargo, explican, "este reconocimiento no aparece por ningún lado" lo que a su juicio invalida los argumentos expuestos "dado que no se ha realizado un análisis imparcial de los hechos" y, por lo tanto, "puede haber un sesgo en la forma de enfocar y justificar los análisis desarrollados".

Por otra parte, desde Salvem l'Èmpordà se apunta que "los autores son conscientes de la existencia de un conflicto de intereses y esconden con premeditación este hecho a la espera de que, a ojos inexpertos, el informe tenga una validez completa" y que esta sea equiparable "al análisis desarrollado por el grupo de científicos que alertaban de los potenciales impactos del desarrollo de un parque eólico marino como el Tramuntana en el golfo de Roses".

Para el colectivo, este "modus operandi" recuerda "a los estudios científicos que decían que fumar era bueno para la salud y luego se descubría que habían sido financiados por las propias empresas tabacaleras" o a aquellos que desmienten el cambio climático y son financiados y promovidos por las grandes petroleras "en un intento de evitar perder su negocio".

Por este motivo, el grupo ha denunciado ante la publicación el caso para que en aras de la independencia del método científico procedan a tomar las medidas oportunas.