Manifiesto de Torroella de Montgrí sobre la eólica marina en el mar de l'Empordà (Girona): "El principio de precaución debe hacer replantear muchas cuestiones que se dan por hechas"


28.1.2023

1. La transición energética es absolutamente imprescindible ante un cambio climático, que en sus peores escenarios comprometerá gravemente el modelo actual de desarrollo basado en un crecimiento continuo.

2. Se demuestra que no vamos por buen camino ya que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) no paran de crecer y el incremento de la temperatura en la Tierra está muy próximo a los límites del Acuerdo de París.

3. Sin embargo, no cualquier tipo de transición energética es válido y creemos que debe fundamentarse en las posibilidades de una generación cercana y distribuida y no en replicar el sistema de las energías fósiles, con grandes centros de producción y largos transportes que pierden la eficiencia.

4. En el ámbito marino, el despliegue que se pretende hacer de la eólica marina (que apenas representa un 10% del mix de renovables según los objetivos en los horizontes de 2030 y 2050) lo consideramos erróneo por sus efectos sobre la biodiversidad, el paisaje y el sistema económico.

5. Es un dilema falso afirmar, como hacen algunos, que es mejor asumir estos impactos sobre el territorio que la pérdida total de los ecosistemas que produciría el calentamiento que se prevé, dado que es posible hacer compatibles la transición energética con la conservación de los valores del territorio.

6. La zona frente al Golfo de Roses, que los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM) han determinado que es apto para generar energía eólica marina, constituye un caso muy atípico dado que se pretende situar en la zona de más elevada biodiversidad del Mediterráneo Occidental, en un área rodeada de espacios protegidos y encima de una zona de reserva de pesca para una gestión sostenible de los caladeros.

7. Curiosamente, mucho antes de la aprobación del POEM, se habían presentado ya siete proyectos, con una supuesta concurrencia competitiva dado que comparten en gran parte los estudios ambientales. La mayoría de las empresas que han mostrado su interés tienen, hoy por hoy, gran parte de su negocio en las energías fósiles por lo que se replica un modelo de producción industrial que entendemos equivocado en el caso de las renovables.

8. Para acabar de adobarlo, la Generalitat de Cataluña (que no ha tenido ninguna competencia en la aprobación de los POEM ni las tendrá en la evaluación ambiental de los proyectos ni en la adjudicación de las concesiones) promueve un supuesto proyecto de investigación, denominado PLEMCAT, en una zona no cualificada para hacer investigación y que mucho nos tememos que es un primer paso de ocupación del mar para facilitar la futura instalación de los polígonos industriales.

9. Todos estos hechos, además de una falta de voluntad de diálogo por parte de los promotores, ha encendido el territorio con un elevado número de firmas en contra de este tipo de proyectos, la manifestación en contra de las administraciones locales y de las juntas rectoras de los Parques Naturales; además de la existencia de trabajos científicos que alertan de los riesgos ambientales de lo que se quiere hacer en el golfo de Roses.

10. Por lo tanto, en este momento, después de más de tres años de haberse iniciado los primeros movimientos para la construcción de un macro parque eólico marino en el ámbito del golfo de Roses y de la bahía de Pals, nos enfrentamos a tres graves incertidumbres: técnica (quedan por decidir aspectos fundamentales, como el tipo de flotador y el modelo de turbina a instalar), jurídica (la aceptación por parte del Tribunal Supremo del recurso presentado contra los POEM en general y la zona LEBA1 de Roses en particular) y ambiental (que deberá resolverse mediante estudios científicos independientes, algunos ya iniciados y que de momento hace plantear varias preguntas al mundo de la ciencia (https://theconversation.com/nueve-preguntas-sobre-la-eolica-marina-en-espana) 

Entendemos que el principio de precaución (que forma parte de nuestro ordenamiento jurídico) debe hacer replantear muchas cuestiones que se dan por hechas (desde la idoneidad real de la zona escogida hasta el proyecto técnico propuesto) y que la Jornada que acabamos de celebrar, ha aportado conocimiento objetivo sobre los riesgos existentes, por lo que nos lleva a

RECLAMAR:

La suspensión de la tramitación de cualquier iniciativa (también el PLEMCAT) y relacionada con la generación de energía eólica marina en el Golfo de Roses hasta que:

a) se aplique la máxima transparencia a todos los procedimientos para implementar energías eólicas en L'Empordà.

b) se dé la voz al territorio para decidir qué modelo de transición energética se quiere.

c) se garantice la compatibilidad con la futura protección del espacio marítimo (por ejemplo, la implementación del Parque de los Cañones Marinos del Empordà, en el marco del objetivo europeo de protección del 30% de las zonas marinas).

d) se resuelvan las cuestiones jurídicas planteadas por la Asociación Stop Macro parque eólico marino ( que aglutina una cuarentena de entidades de diferentes ámbitos) y la entidad IAEDEN- Salvem l'Empordà ante el Tribunal Supremo en el recurso contencioso administrativo contra el POEM.

e) se demuestre, mediante estudios científicos independientes, el nivel de impacto que este tipo de proyectos generará sobre el territorio y si será compatible con la conservación de sus valores actuales.

Torroella de Montgrí, 20 de enero de 2024

-

Nota: El texto del manifiesto ha sido fruto de la jornada "La eólica marina, ¿compatible con el mar de l'Empordà?, organizada por la Plataforma Stop Macro Parc Eòlic Marí de la Costa Brava Nord y celebrada el sábado 20 de enero de 2024 en la localidad gironesa de Toroella de Montgrí.