Tramitación fragmentada de proyectos, la herramienta ilegal de las multinacionales para obviar el impacto ambiental de los parques eólicos

Cada vez más sentencias judiciales se muestran contrarias a la división artificial de macroproyectos eólicos / Creative Commons 

28.10.2022

El actual modelo de transición energética basado en proyectos de renovables de alto impacto y grandes dimensiones está generando una burbuja especulativa con su propia agenda mercantil completamente ajena a la urgencia climática. 

Cada vez son más las grandes empresas y multinacionales del sector energético las que recurren a la fragmentación para "diluir" el impacto ambiental de macroproyectos renovables, si bien los tribunales están empezando a poner coto al abuso con sentencias contundentes que dejan bien claro que el impacto ambiental ha de evaluarse de manera conjunta y que la división en fases de una misma propuesta industrial, aunque sea con distintos nombres, va en contra de la actual legislación europea y estatal.

En Galicia en el año 2020 se sentó un precedente más con una sentencia ejemplar del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) sobre el caso de proyecto eólico Sasdónigas en Mondoñedo (Lugo), que finalmente acabó siendo ratificada por el Tribunal Supremo en do sentencias confirmando la anulación de los proyectos que sirvieron de base para la puesta en funcionamiento de los parques eólicos Sasdónigas fase I y fase II.

La Justicia ha declarado como ilegal el parque eólico Sasdónigas / En Marea

El Alto Tribunal ratificaba así las decisiones tomadas por el TSXG considerando que la división del parque en dos fases era "artificial" por parte de la empresa Norvento, ya que la segunda fase del proyecto se tenía que haber integrado en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) incluyendo la primera fase, puesto que la segunda carecía "de los elementos y equipamientos necesarios para ser considerada una instalación independiente de la propia Fase I".

Con la división de este plan industrial, el Tribunal Supremo consideró que tampoco se habían los efectos acumulativos de sendas fases del parque eólico en conjunto, comportando esto la nulidad de la DIA.

EL COMPLEJO EÓLICO "COSTA DA MORTE", UN NUEVO CASO DE FRAGMENTACIÓN EN EL LITORAL CORUÑÉS 

En el noroeste gallego, en una parroquia de la localidad de Laxe, Soesto, se vive un drama parecido por un proyecto de la multinacional EDP Renovables, en apariencia de pequeñas dimensiones  -solo dos aerogeneradores-, pero que sin embargo está integrado en un macrocomplejo energético integrado en total por 6 parques eólicos y 34 turbinas eólicas que alcanzan los 200 metros de altura en punta de pala, un extenso campo de ruidosos gigantes que amenaza con cambiar para siempre la percepción de la Costa da Morte perjudicando de paso al sector turístico y a las comunidades locales. A esto, además, se suma una línea de alta tensión que pretende evacuar la energía producida dividiendo el territorio.

Zona afectada por el parque eólico Soesto / Salvemos Cabana

La Asociación de Defensa Ambiental Salvemos Cabana ha alertado que bajo la denominación de "Complejo eólico Costa da Morte" la Xunta de Galicia ha permitido a la trasnacional portuguesa EDP Renováveis la presentación en seis proyectos independientes, a saber, Soesto (2 aerogeneradores), Pena dos Mouros (7), Monte Chan (9), Monte Agrelo y Muriño (7), Alto Torreiro (3) y Bustelo y Baralláns (6). Además, incorporando anexas numerosas infraestructuras y la consabida línea de alta tensión (LAT Costa da Morte).

El colectivo considera que para las cinco localidades afectadas (Laxe, Cabana de Bergantiños, Coristanco, Zas y Vimianzo) este "proyecto de proyectos" supondrá "un duro golpe" no solo al paisaje afectado y los intereses vecinales, sino a la actividad económica derivada del turismo de la que de manera directa o indirecta dependen miles de familias en la Costa da Morte.

Por eso consideran que consintiendo este tipo de actuaciones, el Gobierno de la Xunta de Galicia se hace cómplice de las consecuencias "en un contexto en el que cada vez son más las sentencias judiciales que dejan bien claro que este tipo de procedimientos no deberían ser autorizados".

El colectivo recuerda que esto no es baladí, pues los 34 aerogeneradores que integran el "Complejo eólico Costa da Morte" afectan a algunos de los mejores enclaves de la zona a nivel visual, e incluso tres de los proyectos (Soesto, Monte Chan y Pena dos Mouros) se desarrollan en el entorno del paisaje protegido de los Penedos de Pasarela y Traba, que situado entre Laxe y Vimianzo está amparado por el Decreto autonómico 294/2008, que reconoce que este macizo granítico conforma "un paisaje singular que destaca por su belleza" porque "las peñas no son únicamente piedras amorfas y sin valor" sino, fundamentalmente, "elementos figurativos, perceptuales y culturales de los paisajes".

Por otra parte -explican-, la incidencia de una actuación "que transforma en suelo industrial lo mejor del paisaje y la naturaleza gallega" tendrá consecuencias irreversibles en la actividad turística, que a día de hoy es uno de los motores de desarrollo económico de la Costa da Morte y que no puede ser compensado "con las aportaciones residuales de este tipo de proyectos millonarios a las arcas municipales". "En este sentido -detallan- hay que tener en cuenta que la instalación a gran escala de aerogeneradores no beneficia en nada a las comarcas, dado que el empleo que genera esta actividad tiene un corto horizonte temporal pero, a cambio, degradan el paisaje de manera radical y permanente, esos mismos paisajes que suponen un valor económico insustituible a nivel turístico y social". En el parque eólico Soesto, por ejemplo, los puestos de trabajo de obra solamente durarán cinco meses para luego desaparecer dejando a cambio los numerosos impactos del proyecto.

Es por ello que el grupo llama a presentar alegaciones, y para tal fin ha preparado un documento público de objecciones que están disponibles para su descarga en ir.gl/alegasoesto. El plazo de entrega finaliza el lunes 31 de octubre.